InicioCajamarcaShalom Israel Radio

               Algunas Mujeres en el Mundo venden su virginidad al mejor postor

corazon-arena.jpg

                                                                                                           Virginidad Cosa del pasado

Por  Por Héctor Ledezma

Ser virgen era sinónimo de pureza, de valores firmes. Ahora parece ser algo obsoleto y que no se toma en cuenta a la hora de aventarse a tener una relación sexual

Leyendo una revista, me encontré con una pequeña nota que llamó mi atención, me hizo pensar si la virginidad era un tema vigente o algo completamente out.

En 2004 Rosie Red, una chica lesbiana del Reino Unido, puso a la venta su virginidad en su sitio de Internet con el propósito de cubrir los gastos de su graduación a un precio de 36 mil 700 dólares. Recibió más de 2 mil propuestas; la más elevada (20 mil 500 dólares) provino de un ingeniero de 44 años, padre de dos hijos, quien finalmente adquirió el privilegio de la primera noche. El caso de Red trajo a la mesa de discusión dos temas importantes: la prostitución y el tabú de la virginidad, que parece que en pleno siglo XXI no se ha superado y sigue siendo relevante en culturas tradicionales como la de los países islámicos, aunque incluso en otras menos conservadoras (Fuente: Muy Interesante).

Cuando tenemos nuestra primera vez nos enfrentamos a muchas cosas, desde si es agradable o no, le quitamos un poco el misticismo a dicho suceso y no recuerdo si la palabra "virginidad" era algo que importara, por lo menos a mi generación. Sé que muchos de mis amigos no lo son y jamás fue un tema que les causara ruido, el tener o no relaciones era más bien un hecho ligado al gusto, ganas, incluso miedo.

El término virginidad se refiere a no tener relaciones sexuales, es decir, la práctica del coito; ya que algunos determinan a la virginidad como el no tener ningún tipo de prácticas sexuales. El significado varía en las distintas culturas, religiones y es también una cuestión de valores.

Hasta hace unos años recuerdo que sonaba mucho el término, lo vi en películas, televisión, etcétera, siempre con cierta confusión, sobre todo porque a pesar de ser un concepto que se aplica tanto a hombres como a mujeres, en realidad no pesaba de la misma manera y socialmente no era visto de igual modo para ambos.

Una mujer que no es virgen pierde algo que ni siquiera ella sabe medir a ciencia cierta, es como si les quitaras algo esencial; sin embargo, los hombres ganan, mínimo experiencia, y el perderla los hace desde ese momento más hombres. Muchas de estas ideas parecen arraigadas y hasta obsoletas, pero no dudo que aún haya quien lo vea de esa manera.

Los tiempos cambian y cada vez se inicia la vida sexual a edad más temprana, lo que conlleva un sinnúmero de responsabilidades más allá de preocuparse si se pierde algo a nivel social. Sólo por citar algunos datos, la "Encuesta Durex" de 2005 arrojó que a nivel mundial la edad media para mantener sexo por primera vez son los 17.3 años. Algo más de un tercio de la población manifiesta que tenía 16 años o menos cuando mantuvo su primera relación. Las mujeres son sexualmente activas antes que los hombres. Estos datos no distan de los que arrojó un estudio del Instituto Mexicano de Sexología que dice que la edad promedio en que las chicas y chicos tienen la primera relación sexual es a los 15 años.

Parece que lo que menos importa a la hora de la primera relación sexual es la pérdida de la virginidad; es muy cierto que se satisfacen otras necesidades y gustos. También está claro que no hay forma de saber si alguien es virgen, es más, me pregunto si a muchos les interese saberlo. Hay quienes decimos que cada relación sexual es la primera si así lo quieres, ¿por qué estereotipar y mitificar? Ya no es prueba el que las chavas sangren por el rompimiento del himen, estudios revelan que éste se rompe, la mayoría de las veces, durante alguna actividad física tan normal como andar en bici. Y en los hombres no hay forma de saberlo, lo cual los pone en una situación diferente.

La edad de iniciación de las adolescentes se ha adelantado varios años en todo, excepto en el amor. A los 15 ya salen, fuman, beben, se maquillan y usan tacones

Los hábitos, las formas, los ritmos, e incluso las palabras, de las jóvenes han cambiado mucho en una generación, aunque hay algunos clásicos, como el amor, que permanecen intocables.

Según el último estudio de Tampax, que analiza a partir de 600 entrevistas Las primeras veces, diferencias generacionales entre madres e hijas, la edad de la primera relación sexual se ha adelantado de los 22 a los 17, los mismos cinco años que la primera visita al ginecólogo (ahora a los 16).

No obstante, aún hoy, el 87% de las chicas dicen que han perdido la virginidad con su novio, y sólo una de cada diez admite haberlo hecho con un amigo o con un ligue (entre las más jóvenes, el 16%). Aun así, representa un cambio respecto a la generación anterior: sólo el 3% de las madres experimentaron esa primera vez con alguien que no fuera su marido o novio formal.

Además, más de la mitad de las madres (55%) planificaron el primer encuentro, frente a una cuarta parte de las hijas. Otra conclusión es que los prejuicios van evaporándose gracias a una mayor información y libertad.

En la calle...

Belén, 22 años: Se gastó su primer sueldo en ropa. A los 16 probó el alcohol y a los 18 tuvo su primera relación sexual.

Carmen, 48 años (su madre): Su primer sueldo, «muy poquito», fue para algún capricho. Se emborrachó por primera vez a los 17 años, en Nochevieja. Perdió la virginidad a los 20.

Sabrina, 21 años: Dio su primer «piquito» a los nueve, probó el alcohol a los 16 y se cogió su primera borrachera cuando llegó a España, a los 18 (es argentina). Experimentó el sexo con casi 20.

Patricia, 47 (su madre): Con 11 dio su primer beso. A los 15 tomó la primera copa y a los 19 tuvo su primera relación sexual. Gastó su primer sueldo en el ajuar.